Publicado el 2010-04-01

Don Erwin: “Belo Monte será una agresión sin precedentes a Brasil”

Tatiana Félix *

La polémica sobre la instalación de una usina hidroeléctrica en el Río Xingú, ubicado en el estado de Pará, hace décadas que divide opiniones. El gobierno defiende que la obra es necesaria para garantizar el abastecimiento de energía eléctrica al país en los próximos años. Sin embargo, los impactos ambientales pueden traer mucho más daño que beneficios, afectando no sólo al ecosistema, sino principalmente a las familias de la región.

Aunque sea una de las mayores obras de infraestructura previstas en la actualidad, Belo Monte es uno de los proyectos que enfrenta mayor resistencia. Muchas entidades de Brasil y del Mundo, se posicionan en contra de la obra debido a los impactos ambientales y sociales que va a generar. Las consecuencias pueden ser mucho más perjudiciales que los "beneficios" económicos de la obra.

La sede de Belo Monte está en Altamira (PA), ciudad con casi cien mil habitantes, según el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE). Otros cuatro municipios como Anapu, Brasil Novo, Senador José Porfírio y Vitória do Xingú también van a ser ocupados por la hidroeléctrica.

Después de la concesión de la licencia ambiental emitida en febrero por el Instituto Brasilero de Medio Ambiente (Ibama), los pueblos indígenas, ribereños, entidades y la populación local, sintieron la amenaza de la construcción más cercana y están preocupados. La licitación de la usina ya está agendada para el día 20 de abril.

De acuerdo con Don Erwin Kräutler, Obispo de Xingú y Presidente del Consejo Indigenista Misionero (CIMI), "el programa de instalación de la usina ignora a las personas humanas que van a ser afectadas en sus hogares". "Si se construye esa hidroeléctrica (Belo Monte) será una agresión sin precedentes a Brasil y a la Amazonia".

Según él, hasta ahora el proyecto sólo fue presentado de manera unilateral. "No se realizaron audiencias públicas suficientes, propusimos 27 y sólo se realizaron cuatro. Los pueblos damnificados y los indios no fueron escuchados suficientemente", informó. Dice además que el pueblo que será afectado no fue escuchado, ni tuvo acceso a las audiencias a causa de la distancia de los lugares donde se realizaron.

Incluso aceptando que el proyecto se lleve adelante, Dom Erwin dijo que "todavía no entregamos los puntos. Estamos luchando con esperanza hasta el final". "Nosotros estamos en contra por razones de orden social y ambiental", justificó. Declaró también que "no se puede admitir que el Gobierno Brasilero sirva al poder económico y pase por encima de las personas, de los pueblos de la región".

Don Erwin hizo un llamamiento a la sociedad brasilera diciendo que es necesario que todos se unan y se posicionen, ya que se trata de un proyecto destructor, que va a causar muchos daños a las familias y a la región.

"No se puede hacer este proyecto sin escuchar a los indios, eso sería inconstitucional", afirmó. Resaltó además que el proyecto no tiene en cuenta la situación del pueblo de Altamira que se verá afectado masivamente. "Un tercio de la ciudad quedará bajo agua. El pueblo será damnificado por la inundación, será arrancado de sus hogares y hasta ahora nadie respondió sobre qué va a ser de este pueblo".

La Usina

La Usina Hidroeléctrica de Belo Monte es una de las mayores obras del Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC), una de las principales marcas del Gobierno de Lula.

En el caso que se construya, Belo Monte va a ser la segunda mayor hidroeléctrica del país, detrás sólo de Itaipú, ubicada en el Río Paraná en la frontera de Brasil con Paraguay. La Hidroeléctrica va a generar 11 mil megawatts de potencia.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese