Publicado el 2013-11-06

Bolivia, aparta de mí este cáliz

Pablo Cingolani

Ansío un mundo que vuela, que se echa a andar para ustedes, mundo con alas, mundo que no cesa de volar

[*]

Niños del mundo

Si cae Bolivia —digo, es un decir—

Si cae la dignidad alumbrada y el fervor parido y por parir

Si cae ese desalambrar las flores y el vino y abrirle la puerta al regocijo entre hermanos

Si cae el no morir ni en agosto ni en octubre y renacer siempre en enero

¿Dónde ampararemos nuestras ilusiones?

¿Dónde nos amputaran el alma?

¿Dónde nos tocará la varita mágica de la soberanía?

¿Dónde la agasajamos a la memoria?

¿Dónde nos quedará la patria y la matria de Julio Huasi y todo aquello que nos inspira?

Niños, niños del mundo

Si cae Bolivia, e insisto que es un decir

Si cae la huella y su sombra

Si cae la nieve, si cae el sol, si se cae la luna

¿Cuándo nos volveremos a encontrar o acaso soñar en pascana tan fecunda?

¿Cuándo volveremos a decir: este es mi sol y esta es mi luna?

¿Cuándo nos volveremos a encontrar o acaso imaginar, dime a dónde, si abolimos al sol, si hacemos gemir a la luna?

Niños

Niños del mundo

No hay piedad  ni menos tregua

No puede haberla mientras sigamos encantando a los pájaros, a todos, y las aves sean nuestras aliadas estratégicas

Ansío un mundo que vuela, que se echa a andar para ustedes, mundo con alas, mundo que no cesa de volar

Niños de la Tierra

Ansío un mundo como la Bolivia que no puede, que no debe caer

Ansío el ansia de un mundo donde se conjuguen la coca, mama coca, Inal Mama con Amy Winehouse

Laureles, Lauras, heridas y dagas para celebrar

Si cae Bolivia —digo, es un decir—

Se angostaran las quebradas hasta que nos asfixien

Se quebraran las alas de los cóndores —se morirán los pichones de los cóndores, los pollitos de los Andes se morirán

Se opacaran las estrellas del cielo de la noche —y Saturno o Júpiter escupirán lágrimas de hielo o éter o pesadumbre sobre la galaxia, sobre el horizonte

Y todo volverá a ser lo que nunca deseamos ni lo sentimos

Sino esa absurda marca del destino no cumplido

Sino ese silencio cómplice, como el que mató, nos terminó matando, a 30.000 compañeros detenidos desaparecidos, allá en el sur…

Niños, niños

Quiero que lo sepan: niños

Aquí, se juega la alborada y el sino y el ave fénix de todos los pueblos y aquí estamos solos

¡Vengan con nosotros!

Aquí, se vuelve al principio para buscar un final y un futuro, y tal vez ni siquiera lo entendemos

¡Vengan, acudan, los esperamos!

Aquí, vivimos entre la montaña y la selva y estamos solos, absolutamente solos, entre la montaña y la selva

Vengan, no lo piensen, ¡NO PIENSEN!, ¡vengan con nosotros!

¿Cómo haremos para que los colibríes nos digan su verdad?

¿Cómo insistiremos en el hacer y el crear?

¿Cómo no nos bajamos, cómo no nos caemos en nuestra intensidad?

Son cuestiones de ustedes y de nosotros, pero unidos

En ritual que espante la tristeza y la mala leche y las fobias y a los verdugos

Unidos porque nos necesitamos así, siempre así

Niños del mundo, niños de Bolivia, niños

Todos los niños que vendrán

Si cae Bolivia nos jodemos todos

Si cae Bolivia nos jodemos juntos

Ustedes y nosotros, juntos.

Río Abajo, 24-25 de octubre de 2013

Notas:

[*] Desde el vamos, lo aclaro para que los necios no se conjuren contra mí: el título y algunas cuestiones más son una re-apropiación sensible, y mi homenaje eterno, a César Vallejo.   Inal Mama se lo agradezco a “Chichizo” López. Amy Winehouse a Julio Barriga.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese