Publicado el 2012-03-29

Mitos africanos

Roberto Correa Wilson

Múltiples son los mitos que nutren el imaginario de los pueblos de Africa acerca del origen de las especies, el sol, la luna, los fenómenos naturales, y esa variedad se debe a la diversidad de tribus en cada uno de los países. En muchas poblaciones se tenía en gran estima todas las narraciones de sus antepasados y aún cuando determinados territorios fueran invadidos por otros pueblos de costumbres e ideas diferentes, nunca dejaron que sus mitos se perdieran.

Tampoco se perdieron- aunque muchos se olvidaron- en América, cuando a partir del siglo XV fueron llevados los africanos por traficantes para venderlos a dueños de plantaciones de caña de azúcar, algodón o minas a fin que trabajaran como esclavos.

Naturaleza sagrada

Los pueblos africanos tenían hacia los fenómenos naturales, el sol, la luna, las estrellas, las montañas, los ríos, los mares y los árboles cierto respeto sagrado. Todo estaba personificado y vivo y por doquier surgían ídolos, fetiches, talismanes, brujos, hechiceros y magos.

En las fábulas de ciertas tribus de Senegal, se muestra que las dos luminarias, tanto el sol como la luna, estaban consideradas como superiores a los demás astros.  El brillo, el calor y la luz que se desprenden del astro rey impiden que seamos capaces de mirarlo fijamente; en cambio, la luna se puede contemplar con insistencia, sin que los ojos sufran daño alguno.

El primitivismo de las historias ancestrales de los pueblos de Africa meridional entronca con una especie de animismo que les hace adorar a los árboles porque pensaban que, en un tiempo muy lejano, fueron sus antepasados.

Lo mismo sucedía con los animales, con el añadido de que se les asociaba con cierta clase de esoterismo, el cual conducía a la creencia de que los muertos se aparecerían a los vivos, precisamente en forma de animales. El culto a los muertos se hallaba muy extendido, y se consideraba obligatorio brindarles ofrendas.

De este modo la muerte siempre fue tabú, es decir, algo que no debía ni mencionarse pues, de lo contrario, podrían sobrevenir terribles castigos a los infractores de tal precepto. Cuando alguien moría, todos los demás abandonaban el lugar de marras para que la desgracia no les alcanzara como al finado. Son muy frecuentes las narraciones sobre la muerte y existen varios mitos acerca del origen de tan tremendo mal en algunas tribus del área meridional.

En el valle del río Níger, el fetichismo se encuentra muy extendido y de entre sus pobladores surgen muchos magos y hechiceros, encargados de dirigir el culto al ídolo y de ofrecerle los distintos sacrificios; también tienen el don de predecir el futuro y de pronunciar oráculos.

La creación

Muchos pueblos africanos cuentan con numerosos mitos para explicar el origen de la especie y han elaborado curiosos relatos sobre la creación del primer hombre y la primera mujer. La narración de los hechos aparece repleta de fantasía.

Así se cuenta que hubo un tiempo en que el ser superior Mulukú -en las poblaciones centroafricanas a la deidad suprema se le conocía con el nombre de Woka-, se propuso hacer brotar de la tierra a la primera pareja de la que todos descendemos.

Mulukú, que era sembrador por excelencia, hizo dos agujeros en el suelo; de uno surgió una mujer; del otro, un hombre. Ambos gozaban de la simpatía y el cariño de su Hacedor y este decidió enseñarles todo lo relativo a la tierra y su cultivo.

Les proveyó de herramientas para cavar y preparar el suelo, y para cortar y podar árboles. Puso en sus manos semillas de mijo a fin de sembrar en la tierra y les mostró la manera de vivir por sí mismos, sin depender de otras personas.

Sin embargo, se cuenta que la primera pareja de nuestra especie desatendió todos los consejos que la deidad les había dado y abandonaron las tierras, las cuales terminaron convirtiéndose en eriales y campos yermos.Así, la primera pareja consumó su desobediencia, y su Hacedor los trastocó en monos.

La fábula relata que Mulukú montó en cólera y arrancó la cola a los monos para ponérsela a la especie humana. Al propio tiempo ordenó a los monos que fueran humanos y, a los humanos, monos. Depositó en estos su confianza, mientras se la retiraba a los humanos.

Poder de los espíritus

Algunas tribus de pescadores y campesinos que moraban en las riberas del Níger vieron dañada su idiosincrasia por otros pueblos, especialmente musulmanes; sin embargo, las creencias y la fuerza de sus mitos no perdieron apenas prestancia.

Siguieron adorando a los espíritus y genios que moraban en la naturaleza, a quienes se hacía necesario aplacar y mantener contentos para que las cosechas no se agotaran y la pesca fuera abundante.

El aire, la tierra y el río estaban plagados de espíritus -lo cual implica el concepto animista que de la naturaleza tenían los africanos-, a quienes se acudía y se invocaba cuando se necesitaba una ayuda superior.

Había también ciertas historias en las que aparecía el polífago gigante Maka, quien para satisfacer su insaciable apetito necesitaba devorar animales tan enormes como los hipopótamos, y cuando se disponía a saciar su sed algunos de los lagos cercanos se veían seriamente mermados.

Muchos investigadores explican que, para la comprensión del mundo africano, se hace necesario conocer el universo de los mitos creados por los pueblos con el decursar del tiempo.

El autor es periodista cubano especializado en política internacional, ha sido corresponsal en varios países africanos y es colaborador de Prensa Latina.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese