Publicado el 2011-12-03

Sol intenso y vino en California

Silvio González

El vino de California tiene una larga historia y a finales del siglo XX la zona adquirió más fama al lograr algunos de los mejores del mundo. Si bien se produce en cada estado, el 90 por ciento de todo el vino de Estados Unidos proviene de California. Si ese estado fuera una nación independiente, sería el cuarto mayor productor mundial de vino, según el experto Jim La Mar.

En 1769, el misionero franciscano Junípero Serra plantó el primer viñedo en esa región por lo que es considerado como el \"padre del vino californiano\". La variedad sembrada provino de plantaciones mexicanas. Según se ha documentado, los primeros vinos californianos importados por Europa fueron de viñedos plantados por Jean-Louis Vignes en Los Ángeles, en 1833.

En los años 1850 y 1860, Agoston Haraszthy, un soldado húngaro que devino comerciante, hizo varios viajes para importar variedades de los mejores viñedos europeos a California. Considerado uno de los fundadores de la industria del vino de California, Haraszthy fundó el Buena Vista Winery y promovió las plantaciones de uvas en casi todo el Norte californiano donde además excavó varias cuevas para usarlas como bodegas.

En esa época los vinos californianos comenzaron a ser exportados a Australia, Alemania, Canadá, Centroamérica, Reino Unido, México y a todo el Oriente. Pero con la aplicación de la Ley Seca después de la Primera Guerra Mundial la industria decayó aceleradamente.

Antes de 1920, habían registradas más de dos mil 500 bodegas comerciales en Estados Unidos pero menos de 100 sobrevivían para 1933. La prohibición de producir, comercializar y consumir bebidas alcohólicas, o Ley Seca, arruinó una industria de vino de clase mundial.

Durante las décadas siguientes hubo que trabajar mucho para volver a sobresalir en ese rubro, según investigaciones de la Universidad Estatal de Fresno. No fue hasta 1968 que las ventas de los vinos de mesa californianos superaron finalmente a la de vinos normales.Vino agrioMiles de trabajadores agrícolas mexicanos viajan todos los años temporalmente para laborar en los calurosos viñedos californianos y enviar como remesa a sus familias los salarios que devengan. La empresa Merced Labor tenía un contrato para llevar temporalmente a miles de trabajadores mexicanos a California.

A pesar de haber sido acusada en reiteradas ocasiones por violación de las leyes de seguridad laboral de sus obreros durante las largas jornadas, nunca Merced Labor fue multada, ni se le retiró su licencia para operar.En el año 1980 la agencia estatal de seguridad del trabajo (OSHA por sus siglas en inglés) aprobó regulaciones para evitar las muertes por insolación sufridas por muchos de esos inmigrantes. El legendario sindicato de trabajadores del campo United Farm Workers (UFW por sus siglas en inglés), dirigido por su presidente Arturo Rodríguez, logró en 2005 que el entonces Gobernador estatal Arnold Schwarzenegger firmara leyes para evitar frecuentes muertes de operarios debido al intenso calor.

Merced Labor ha sido repetidamente multada por violaciones pero nunca ha pagado ni tampoco se le ha dado seguimiento a sus incumplimientos. El 14 de mayo del 2008 Maria Isabel Vázquez Jiménez, de 17 años de edad, sufrió un desmayo después de una jornada laboral de más de nueve horas al sol y sin agua y falleció dos días después.

Entre los meses de junio y agosto de ese mismo año murieron por exposición al calor extremo otros cinco trabajadores agrícolas, y hasta la fecha de hoy el número de víctimas mortales ha ascendido a 13. Del 30 de mayo al 4 de junio del 2008 el sindicato UFW organizó la denominada Marcha por los Trabajadores Caídos desde la ciudad de Lodi hasta el Capitolio estatal en Sacramento. El 13 de junio la agencia OSHA revocó la licencia de Merced Farm Labor Contractors, subsidiaria de la compañía exportadora Franzia Wines.

Desde el 2009 hasta el presente el sindicato UFW, la Unión para la Defensa de las Libertades Civiles (ACLU) y la firma legal Munger, Tolles and Olson demandaron al estado de California por violación de las regulaciones concebidas para evitar que mueran trabajadores por calor en los campos de uvas. El caso de Maria Isabel Vázquez Jiménez se ha convertido en un símbolo de lucha contra un sistema injusto y abusivo que indigna a la comunidad de trabajadores agrícolas de Estados Unidos, definió la ACLU.

Las regulaciones estatales del 2005 sobre la exposición excesiva al calor, se establecieron para proteger a los más de 450 mil operarios temporales mexicanos que laboran anualmente en esa industria. Pero los defensores de los obreros agrícolas coinciden en que las reglas son violadas sistemáticamente de manera descarada por los empresarios ávidos de obtener máximas ganancias.

María de Los Ángeles Colunga, propietaria de la empresa reclutadora de obreros para Farm Labor, y su hermano Elías, director de seguridad de la compañía, fueron acusados de homicidio involuntario por la muerte de la adolescente Vázquez. Pero el acuerdo legal negociado entre la Fiscalía y los abogados de los encartados dispuso de horas de servicio comunitario y no de sentencia en prisión.

Como antecedente, otra investigación de 2008 concluyó que la División de Seguridad y Salud Laboral del Estado de California, no responsabilizaba a los empleadores por la muerte por insolación de sus trabajadores.

El autor es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese