Publicado el 2011-05-04

Indígenas brasileños acampan para detener obras en sus territorios

Más de 300 indígenas brasileños iniciaron el 2 de mayo hoy frente al Congreso Nacional el Campamento Tierra Libre, un movimiento contra la edificación de obras federales que afectan directamente a las comunidades aborígenes.

Un informe aprobado en el Encuentro Nacional de Pueblos Indígenas en Defensa de la Tierra apunta que las principales afectaciones a sus territorios provienen de las obras de infraestructura y de generación de energía, en particular las hidroeléctricas.Al respecto, un estudio realizado por el Consejo Indigenista Misionero precisa que son 434 los proyectos contrarios a las comunidades aborígenes, entre ellos 195 de energía, 166 de infraestructura y 29 de minería.El Campamento Tierra Libre frente a la sede del Congreso Nacional en esta capital, que se extenderá hasta el jueves venidero, persigue que el gobierno desista de la construcción de la hidroeléctrica Belo Monte, en el río Xingú, que será la tercera mayor de su tipo en el mundo. También desean la paralización de las obras de la transposición del río San Francisco, cuyo objetivo es llevar agua potable a las zonas semidesérticas del nordeste brasileño.El líder de la tribu Arara, de la aldea Terra Wonga, en la Grande Volta del Xigu, Josinei Nascimento, señaló que su región será afectada por Belo Monte y denunció que esa hidroeléctrica es algo que el gobierno quiere hacer sin conocer la realidad de los pueblos originarios.Recientemente, el gobierno brasileño desconoció y calificó de precipitada la decisión de una entidad de la Organización de Estados Americanos que lo instó a suspender la construcción de esa obra.Además de esa hidroeléctrica, los aborígenes protestarán contra los planes oficiales de edificar dos generadoras de ese tipo en Terra Indígena Raposa Serra do Sol, en el estado de Roraima, así como una planta nuclear en Pernambuco.La manifestación de los aborígenes también es contra la criminalización de sus líderes, reconocida por la subprocuradora general de la República, Raquel Dogde, al apuntar que muchas veces las investigación no esclarece la causa que llevó al conflicto y otras se le atribuyen crímenes simulados a los dirigentes de las etnias.\\\"Como esos hechos ocurren en territorios distantes de la vista de la autoridades acaba ocurriendo una fabricación de pruebas que incriminan a los líderes indígenas\\\", aseguró Dogde, de acuerdo con un reporte de la estatal Agencia Brasil.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese