Publicado el 2011-03-23

El vuelco del torrente

Silvio González

Durante muchos años el Acuífero de Ogallala fue la mayor reserva de agua fresca del planeta y lograba irrigar miles de kilómetros de la mejor tierra agrícola estadounidense, pero hoy se agota con extraordinaria rapidez.

En las tierras del Oeste siempre fue el agua y no el petróleo el recurso natural mejor valorado. Fueron muchos los conflictos desatados por el control del agua potable y también por ese motivo se ganaron o perdieron grandes fortunas. Ese recurso básico devino propiedad de grandes corporaciones o entes privadas que la derrochan a partir de una antiquísima ley que les permite gastarla sin ningún tipo de control.

En la práctica el Ogallala era un lago subterráneo formado hace seis millones de años y se extiende desde las Montañas Rocosas, en Dakota del Sur, hasta el sur de Texas, señala el Instituto Docking de Asuntos Públicos. Su explotación intensiva comenzó a mediados del pasado siglo y los expertos alertan que el gran descenso de su nivel posibilita la repetición del fenómeno conocido como \\\"dust bowl\\\" (o \\\"tazón de polvo\\\") según la revista National Geographic. Al llamado \\\"dust bowl\\\" se le considera uno de los mayores desastres ecológicos sufridos por Estados Unidos durante la década de los años treinta del siglo XX. Consistió en una sequía devastadora que afectó como nunca todas las llanuras y praderas extendidas desde el Golfo de México hasta Canadá. El  fenómeno se prolongó desde 1932 a 1940 y fue precedido por un largo periodo de precipitaciones por encima de la media, según historiadores.

El efecto \\\"dust bowl\\\" fue provocado por una sequía persistente, favorecida por años de prácticas de mal manejo del suelo que lo dejaron susceptible a la acción de las fuerzas del viento y la erosión. Las plantas resistentes del ecosistema original de las praderas fueron reemplazadas por cultivos de trigo que, al fallar por la sequía, dejaron el suelo desnudo originando grandes tormentas de polvo. La reducida humedad del suelo, las deficientes prácticas agrícolas y la sustitución de los pastizales nativos por los cultivos de trigo sensibles a la sequía, causaron el gran aumento de la tasa de erosión. Los amplios territorios agrícolas despojados de toda humedad eran recorridos por constante \\\"viento negro\\\", como llamaban a las nubes de polvo y arena, tan aterradoramente densas que no se veía el sol. Las condiciones en las que se presentó el \\\"dust bowl\\\" en la década de 1930 resultan atípicas pues la sequía se centró no en el Sur sino en las áreas central y septentrional de las Grandes Llanuras. Este fenómeno ecológico multiplicó los graves efectos de la Gran Depresión económica de 1930 y provocó entonces el mayor desplazamiento de población experimentado en la historia de Estados Unidos, evoca el canal televisivo Discovery. Tres millones de habitantes dejaron sus granjas durante la década de 1930 y más de medio millón emigró a otros estados en una situación de pobreza  y hambruna extremas nunca vistas anteriormente en aquel país. Hoy resulta que además del Ogallala, la principal fuente de agua potable de la región es el Río Colorado, que con su nieve derretida y copiosas lluvias aporta el preciado líquido a Las Vegas, el riego al Valle de California y el agua a las lujosas piscinas de Los Ángeles.   Lo cierto es que el Colorado se seca antes de llegar al Océano Pacifico y con el cambio climático y una drástica caída en los niveles de lluvia y nieve augura un serio desastre para varios estados. El corolario de todo esto es que de mantenerse el derroche del preciado liquido se producirá un nuevo éxodo humano en esta región cuyo futuro es ya bastante sombrío.

* El autor es jefe del Departamento de Difusión de Prensa Latina.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese