Publicado el 2011-02-14

Los bosques albergan a 60 millones de indígenas

SENA-Fobomade

Los bosques de la Tierra abarcan un área aproximada de 4 mil millones de hectáreas, el 31% de la superficie del planeta, y de ellos depende la supervivencia de 1.600 millones de personas, según el último reporte de Naciones Unidas sobre la situación de los recursos forestales en 2010.

El Noveno Foro de Naciones Unidas sobre los Bosques inició oficialmente el Año Internacional de los Bosques, haciendo énfasis en la relación que existe entre la preservación de la floresta y la erradicación de la pobreza, y urgiendo a detener la deforestación anual de cerca de 13 millones de hectáreas de bosques primarios en África, Asia y América Latina.

Los cinco países con mayor riqueza forestal del mundo son Rusia, Brasil, Canadá, Estados Unidos y China, que concentran la mitad del área boscosa del planeta. La Amazonía es la selva tropical más importante del planeta y es compartida por ocho países de América del Sur. Brasil, Perú, Colombia, Bolivia y Venezuela concentran el 84 por ciento de la superficie boscosa de la región.

Los bosques tropicales son más ricos en diversidad de especies que cualquier otra biomasa terrestre, y son considerados el pulmón de la Tierra porque absorben dióxido de carbono. La principal causa de la deforestación es la conversión de tierras forestales a la agricultura y la urbanización.

La floresta es fundamental para la supervivencia de alrededor de 1.600 millones de personas, de las cuales 60 millones son indígenas. Más de 50 millones de personas trabajan en la industria forestal, cuya producción anual alcanza un valor de 270 mil millones de dólares. El valor de la madera extraída cada año asciende a más de mil millones de dólares.

“Los bosques contribuyen directamente al objetivo de reducir la pobreza y el hambre al proporcionar a las familias pobres ingresos, puestos de trabajo y bienes de consumo”; en muchas zonas rurales la pobreza es consecuencia del agotamiento de los recursos naturales, la erosión del suelo, la menor fertilidad de las tierras, la deforestación generalizada y la reducción de las reservas de agua, dice el secretario general de la ONU Ban Ki-moon.

Ban Ki-moon estima que casi una cuarta parte de los pobres del mundo depende de los bosques para subsistir; pide prestar atención prioritaria a los indígenas que viven en los bosques, uno de los grupos poblacionales más pobres y vulnerables del planeta.

En ese sentido, la ONU recomienda reforzar el poder de las autoridades locales, de las comunidades indígenas y de las mujeres, con garantías sobre la tenencia de la tierra y participación en la toma de decisiones y distribución de beneficios.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese