Publicado el 2010-11-09

Cuatro viajes a la Amazonía boliviana

Pablo Cingolani

No hay silencios definitivos en la historia, ni vacíos incapaces de ser llenados. Hay una historia oficial y hay una historia de los vencidos. Esta última perdura en la memoria y la conciencia colectivas. Es algo muy difícil de borrar, porque la llevamos dentro de nosotros mismos. Cada pueblo, cada grupo humano, posee una historia, porta un pasado, y más allá de que no esté escrita, ni investigada, ni publicada, esa historia existe.

Esa historia es como la sangre, late en nosotros, aunque a veces no lo sepamos, lo olvidemos o no nos importe, pero siempre vuelve a recircular, a arreciar y aparecer cuando sus herederos, sus portadores, se ponen de nuevo a caminar por ella, cuando los pueblos activan esa herencia y se movilizan y vuelven a recorrer de nuevo sus esencias, su sentido de estar y ser en el mundo que brilla en el fondo de su alma compartida. A esa historia no se la puede renunciar. Mejor dicho, no deberían existir motivos para que eso suceda.

Este libro, cuya autora es la antropóloga e historiadora Vera Tyuleneva, una compañera de origen ruso que radica hace una década en Cusco, Perú, es un estudio sobre varios temas fundamentales de la historia de la Amazonía boliviana, desde los tiempos prehispánicos hasta nuestros días.

Es una contribución sustancial que ayuda a entender la problemática de los pueblos originarios de la Amazonía, a verlos a partir de su pasado y de su presente. El libro combina elementos del trabajo clásico de archivo, propio del historiador, con labores de campo arqueológicas y con recopilación antropológica de los mitos y tradiciones entre los herederos y sobrevivientes de los pueblos indígenas que habitaban la Amazonía en el lejanísimo siglo XVI y antes.

La recuperación de los mitos concuerda perfectamente con la necesidad de sistematizar y dar a conocer el pasado amazónico, una tarea inmensa que se opone a los designios de aquellos que han querido convertir, sea por prejuicio o por algún tipo de interés, a la Amazonía en un territorio sin historia.

El mito expresa de manera simbólica la memoria colectiva, la memoria que actúa no sólo en el tiempo sino también en el espacio. La herencia que atesoran los mitos es el fundamento rotundo de la defensa de la territorialidad de los pueblos nativos. El aporte fundamental de este libro es permitirnos ver cómo las tradiciones, las herencias y los valores del pasado  pueden ser negados, contradichos o amenazados en el presente.

Hoy en día la supervivencia de los pueblos indígenas amazónicos está más en entredicho que nunca, dadas las tensiones económicas y geopolíticas que atraviesan sus territorios ancestrales. Si esas tensiones antes provocaron genocidio, hoy promueven etnocidio, que implica una muerte cultural, lenta y dolorosa, con la pérdida de la memoria colectiva y de la historia étnica. Es por eso que se publica un libro de investigación histórica en el marco de un proyecto mayor de defensa de los derechos de los pueblos indígenas en situación de extrema vulnerabilidad y de aislamiento de las regiones amazónicas bolivianas. Ellos son sobrevivientes de las sucesivas invasiones y colonizaciones que asolaron las tierras bajas de Sudamérica a lo largo de varios siglos. Ellos fueron víctimas de devastadoras acciones de irracional explotación de los recursos naturales de la floresta y siguen allí, a pesar de todo, para testimoniarlo.

No debería haber silencios ni vacíos, decíamos. Quisiéramos que al publicar y difundir esta obra, se rinda a los pueblos indígenas de la Amazonía el homenaje y el desagravio histórico que siempre han merecido. La recuperación de su historia aporta aunque sea un destello de luz en la reparación de esa injusticia que los años y los hombres han cometido.

Esta edición es un paso hacia una historia amazónica nueva, una historia que, sobre todo, deben seguir escribiendo los propios pueblos indígenas. Atesoramos la esperanza de que estas páginas nos procuren a todos la necesaria fuerza de corazón y de acción para que la parte trágica del pasado amazónico no se repita nunca más.

Río Abajo-Bolivia, agosto de 2010.


Imprimir
| More

Insertar comentarios

Insertar nuevo comentario

Insertar un comentario

Para insertar un nuevo comentario debe registrarse

Ingresar

¿Todavía no está registrado? Regístrese